Condenan a la TGSS a pagar 231.000 € a una funcionaria que enfermó por una mala práctica a la hora de fumigar su centro de trabajo

CGT-CAT denunció ante la autoridad laboral este accidente por fumigaciones de hace 10 años y que afectó  a un importante grupo de compañeras de seis administraciones de la TGSS de Barcelona.

La TGSS ha sido reiteradamente condenada a incrementar las pensiones del grupo de compañeras que han acabado su relación laboral con una incapacidad permanente absoluta por AT por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo. CGT-CAT elaboró un dossier de 2.500 páginas con la colaboración de buena parte de la plantilla que desde el primer día ha estado a disposición de las afectadas y sus abogados. Ahora la justicia condena nuevamente a la TGSS a indemnizar a la primera de las personas que enfermó a consecuencia de las malas prácticas que por desgracia aun HOY abundan en todo lo relacionado con la prevención de riesgos laborales y la salud laboral.  

 Es frecuente relativizar los posibles riesgos derivados de las fumigaciones, pero no podemos olvidar que se trata de sustancias tóxicas que acaban con la vida de organismos vivos, por lo que exponernos a este tipo de sustancias debe estar más que justificado y deben adoptarse todas las medidas preventivas. Está demostrado que la exposición a estas sustancias puede provocar daños en nuestro sistema nervioso, reproductor… NO BASTA CON VENTILAR Y DEJAR PASAR 48 HORAS. Es preferible la no fumigación a una fumigación descontrolada y con productos tóxicos que se depositan durante demasiado tiempo sobre teclados, ratones, teléfonos, expedientes, etc.

Las fumigaciones preventivas son una práctica habitual en los centros de trabajo. CGT siempre se ha manifestado en contra de estas prácticas y hemos exigido que sólo se programe una fumigación con garantías cuando nos encontremos ante una plaga y el resto de medidas físicas, biológicas, … no sean suficientes para atajarla.http://nohayderechocgtcat.info/

La información previa a cualquier proceso de fumigación es una obligación ineludible de la Administración que no siempre se cumple. Tenemos el derecho a saber cuándo se fumiga y con qué productos, procediendo con sumo cuidado cuando existan personas con especial sensibilidad a los productos químicos. La fumigación no es una broma y sus consecuencias pueden ser devastadoras.

 Desde CGT-CAT seguiremos con especial celo estos procesos. No podemos permitir que por descuido, por motivos económicos o por dejadez, se juegue con nuestra salud.

 Aquí la noticia:   http://www.elperiodico.com/es/noticias/economia/seguridad-social-pagara-231000-euros-una-funcionaria-que-enfermo-por-unas-fumigaciones-5627920

Sentencia judicial

La Seguridad Social pagará 231.000 euros a una funcionaria que enfermó por unas fumigaciones

La mujer sufrió una incapacidad permanente por fibromialgia tras un proceso de hipersensibilidad química

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Lunes, 14 de noviembre del 2016 – 15:33 CET

Un juez de Barcelona ha condenado a la Tesorería de la Seguridad Social a indemnizar con 231.132 euros a una funcionaria que quedó incapacitada debido a una exposición prolongada a los productos químicos con que se fumigaban las oficinas donde trabajaba, sin ventilación natural.

En su sentencia, el juzgado de lo social número 1 de Barcelona estima la demanda presentada por la empleada, a la que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) concedió en el 2013 la incapacidad permanente absoluta, y obliga a la Seguridad Social a indemnizarla por los daños causados.

La trabajadora, representada en los tribunales por el bufete de abogados Colectiu Ronda, trabajó desde 1991 como administrativa en las oficinas de la Seguridad Social situadas en la calle de Garcilaso de Barcelona.

Según la sentencia, desde el año 1996 una empresa de desinfección realizó repetidamente tratamientos con plaguicidas e insecticidas en las oficinas de la calle de Garcilaso, que carecían de ventilación natural, cuando aún no había finalizado la jornada laboral.

HIPERSENSIBILIDAD QUÍMICA

En el 2002, la Inspección de Trabajo admitió que la trabajadora debía ser considerada “especialmente sensible”, pero hasta el 2006 la Tesorería de la Seguridad Social no le cambió de puesto de trabajo, lo que no impidió que en 2007 se agravara el síndrome de hipersensibilidad química que sufría la funcionaria.

En una decisión después confirmada por el TSJC, un juzgado de lo social declaró en el 2013 la incapacidad permanente absoluta de la mujer, debido a un trastorno adaptativo con síntomas ansioso-depresivos, fatiga crónica, fibromialgia e hipersensibilidad química múltiple.

CAUSA DE LAS DOLENCIAS

En opinión del juez, ha quedado acreditado que la causa de las dolencias de la trabajadora fue “la realización de distintos tratamientos de desinfección con plaguicidas y productos tóxicos en el centro de trabajo de la actora, que carece de ventilación natural”.

La sentencia recalca también que los tratamientos de fumigación se llevaron a cabo mientras los empleados, incluida la demandante, desempeñaban su jornada de trabajo “y sin advertencia alguna”, por lo que concluye que la incapacidad de la mujer ha sido causada “por acción u omisión” por la Tesorería de la Seguridad Social

logo

Para tod@s, todo. Para nosotr@s, nada.

/NoHayDerechoCGTCAT   @CGTCAT

1026total visits,4visits today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *